dimarts, 20 de maig de 2008

Amores nocivos

Artículo del peódico gratuito ADN, versió paper, trobat el text a internet gràces a la Carme, així no l'he hagut de picar.

Causan depresión, ansiedad o la muerte | Entre el 20 y el 30% de la población sufre trastornos que afectan a su forma de querer

Anna Lladó ADN | 19/05/2008 |

Amores que hacen sufrir, angustian, descalifican, e incluso pueden matar. Son relaciones nocivas que dejan secuelas y que, según los expertos, muchas personas padecen. Un dato que invita a la calma: en la inmensa mayoría de casos es un problema con solución.

El psicólogo clínico Walter Riso, quien en Amores altamente peligrosos (Zenith) define ocho formas de amar nocivas, señala que "entre el 20 y el 30% de la población padece uno de estos estilos en su caso extremo. A ese nivel se considera un trastorno de la personalidad".

En contraste, una "buena pareja" es la que "te corresponde en el amor, permite que te desarrolles como ser humano y no afecta a tu dignidad personal", resume Riso. Es la que "te hace feliz, te enriquece, te da ternura y mucho placer", agrega el psicólogo clínico argentino Carlos Nessi.

Cubrir las expectativas

¿Cómo detectar si nos hemos enamorado de alguien que nos es perjudicial? "Aunque el enamoramiento es muy caprichoso, es fundamental plantearnos qué queremos de una pareja y no aceptar a alguien que no cubre eso o lo sobrepasa", apunta Elena Crespi, terapeuta del Instituto de Estudios de la Sexualidad y la Pareja. Y "cuestionarse si se está mejor o peor que antes de unirse a esa persona", añade Nessi.

Establecer límites y terminar con esa situación no es tarea fácil. "Un amor dañino es como una droga; no hay fórmulas mágicas para salir de él", apunta Riso. El miedo a la soledad, la "hipnosis" que puede provocar el amor o "cierto placer que causa el sufrir",dice Nessi, explican que no se termine con esas relaciones tóxicas. Unos idilios que dejan secuelas: "Depresión, ansiedad, pánico, minar la autoestima o incluso causarla muerte", advierte. También provoca "amor o fobia", el temor a volverse a enamorar.

Pero todo eso se cura, aclaran los expertos. Primero, admitiendo el daño que nos hace la pareja; luego, acudiendo a un especialista. Dejar a alguien aún amándole es posible.

OCHO MANERAS DE AMAR QUE SON PERJUDICIALES

El psicólogo Walter Riso dibuja ocho estilos negativos que pueden ser perjudiciales.

Histriónico/teatral. Conquista al otro; piensa que vale por lo que seduce. Valora más el deseo que el amor. Siempre quieren más.

Paranoico/vigilante. Vigila, persigue a su pareja porque piensa que le puede hacer daño. Por eso no se entrega.

Pasivo/agresivo. Persona inmadura, que ve a la pareja como alguien dictatorial. No saben vivir con ella ni sin ella.

Narcisista/egocéntrico. Se siente único y menosprecia a la pareja, que es su admiradora. De ella espera que lo alabe.

Obsesivo/compulsivo. Es controlador porque considera al otro un ineficaz, un inútil, y termina anulándolo. Su pareja sobrevive convirtiéndose también en obsesiva.

Antisocial/pendenciero. El más fuerte es el que sobrevive, así que su pareja siempre es más débil. La trata con desprecio, la considera una cosa.

Esquizoide/ermitaño. Para él, su pareja no existe, es invisible. Sólo la quiere para tener un poco de vida social. No expresa emociones, no recibe ni da amor.

Limítrofe/inestable. Tiene un problema de identidad y miedo al abandono. Es explosivo y fluctúa entre el amor y el odio.

Como dijo:

Ortega y Gasset: "El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza."