diumenge, 26 de setembre de 2010

Testigo de amor


Testigo de amor

Como la había guardado
en aquel rincón estaba
olvidada y escondida,
permanecía cerrada,

nada se había escapado
de la caja con tus cartas,
aquellas que me enviaste
y que con amor guardaba.

Lo que en ellas escribías
al verla yo he recordado.
Tu joven, yo adolescente,
tu tierno y enamorado.

Escribías con tu letra
los versos apasionados,
igual que están en la caja,
en el corazón guardado

nuestro amor ha subsistido
y está vivo como antaño,
cantando tus sentimientos
renovados por los años.

Con mucho amor dibujabas
el futuro que querías,
hoy sigues siendo poeta
y llegaron estos días.

La caja donde las cartas
están guardadas con celo,
es testigo permanente
que se cumple tu deseo.

2 comentaris:

M. Roser Algué Vendrells ha dit...

És teu el poema Imma? Si és així, em trec el barret...I si a més és autobiogràfic, aleshores et faig "la ola"...És tot un tractat de tendresa i sentiments.
Una abraçada,
M. Roser

Imma Cauhé ha dit...

Si és meu i autobiografic més o menys, tinc unes cartes guardades del meu marit on hi ha poemes.